Entradas

Sissi

Imagen
De la realidad a la ficción se recorre un largo trecho que por unas razones u otras tergiversa la obra original: se trate de momentos históricos con base en la realidad, o de obras sacadas de la ficción literaria.  Cuando era niña disfruté con las películas de Sissi aún más que con los cuentos de hadas  que coleccionaba; incluso llené de cromos los albumes de las películas de esta saga. Se quedó guardado en mi memoria su recuerdo de tal modo que ninguna de las actrices que después de Romy Schneider han representado a la  princesa bávara, después emperatriz de Austria, me han resultado reales. Aquella Sissi me pareció de verdad, era la primera que yo veía: pero después otras que le siguieron ya no eran Sissi, eran cine. O sea, "de mentira". Y cuando vi por vez primera una imagen de la verdadera emperatriz, tuve mis dudas... Su belleza no parecía tan delicada, tan niña como la de Romy. Pero, en fin; acabé por convencerme. Al fin y al cabo lo decían los libros de verdad. Los q…

De la utopía al mercadillo

Imagen
Ojear las imágenes que nos ofrece la ".net" nos ilustra y, a veces, nos cautiva.
En una ocasión en que me hallaba yo con ganas de navegar por estas redes sin mayor cuidado que pasar un buen rato, llamó mi atención una fotografía. Se veía a un hombre con largas barbas, desnudo,  con gesto de cavar en una huerta mientras miraba a la cámara. Me pareció un hippie de los años ’60; pero, para mi sorpresa, se trataba de una persona que había vivido hacía un siglo, más o menos. Correspondía a una imagen de lo que fue la vida en Ascona, en Monte Veritá, a principios del siglo XX. El lugar atrajo a un grupo importante de artistas y de intelectuales de la época, muchos de ellos personas adineradas y cultas con inquietudes sociales. Isadora Duncan, Hermann Hesse, Carl Gustav Jung, Paul Klee, Max Weber se encontraban entre ellos.
La existencia de esas otras formas de vida, que más bien parecen un ensayo que una vida real, que de hecho es lo que fue. Pero su corta duración en el tiempo, sus…

Los típicos y las típicas: El baile

Imagen
Cuando observamos un baile de esos que llaman tradicionales, típicos, de aquí... suelen ser jotas y seguidillas en gran parte, llama la atención la gran cantidad de mujeres que bailan en público con respecto al escaso número de hombres que se integran en el grupo de danzantes. ¿Dónde están los hombres?
Al margen de la función social del baile y su papel en el cortejo, tiene otras funciones grupales e individuales que, no cabe duda, se ponen de manifiesto y se expresan en la danza. Sea cual sea. Pero, a mi ahora me interesa resaltar ese aspecto que se le quiere dar o que quizás posea, no lo sé, la danza como un gusto femenino. ¿A las mujeres nos gusta más que a los hombres? ¿A los hombres bailarines se les ve como si de hombres con un cierto aire femenino portasen? 
En todo este complejo mundo de lo masculino, lo femenino, la cultura, la naturaleza, la vida, el arte, el sexo, el género..., empiezas por hablar de jotas y acabas con los negros del África decimonónico.
Le planteé la cues…

El paseo

Imagen
La hermana de Isabel se matriculó de preu fuera del colegio. Eso le permitía una libertad imposible dentro de ese pequeño universo vallado de reglas, más difíciles de saltar que los muros de piedra que lo rodeaban. Con cuánto gusto se hubieran cambiado por ella, con cuánto gusto se entretenían con el intercambio de sueños adolescentes mientras con desgana masticabanalgún dulce o las últimas chucherías compradas en el último quiosco por el que pasaron durante el paseo.Luisa parecía distraída. Apenas participaba en la conversación, apenas sonreía. Esto para Berta era una señal de alerta. Miró a su amiga y le preguntó, sin hablar, por su silencio, por su mirada fija en un punto lejano, por su gesto con los labios: el que siempre se le escapaba cuando se preocupaba o se irritaba y no era capaz de dejarlo a pesar de las muchas advertencias de sus educadoras "Luisa, hija, no hagas eso con la boca. No queda bien. Tienes que quitarte esa costumbre"; pero en ese momento no estaba par…

La Procesión Del Silencio

Imagen
Estos días dedicados, oficialmente, a rememorar  la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo se habla o  se comenta entre amigos y conocidos lo que fue y lo que es la Semana Santa, en cuanto a su celebración se refiere. Allá, en otros tiempos,  cuando la prohibición de manifestar alegría llegaba hasta a los niños, cuando se les mandaba callar si cantaban, cuando la radio permanecía silenciosa, como un mueble más destinado a no ser usado, cuando las mujeres enlutadas acudían a las procesiones aptas para mujeres, cuando desde la ventana, tras los cristales, con la luz apagada veían pasar la procesión del silencio  destinada sólo a los hombres. Aún recuerdo alguna de estas noches, arrodillada detrás de una gran ventana de mi casa, junto a mi madre y alguna de mis tías ver pasar la procesión del silencio. Sentir un cosquilleo en el alma y un ligero temblor unido a una emoción fuerte, profunda, cuando iluminado por débiles velas y alguna farola con poca luz, el Cristo nos miraba de fre…

¿De qué Magia hablamos?

Imagen
Edward Burne-Jones y William Morris


Un tema que abarque tal amplitud de significados como la Magia resulta tan difícil de encerrar en una definición como la idea de poder -que en muchas ocasiones, además, van unidas-,
Y nada hay mejor que un buen ejemplo para dar a entender la idea que quiero transmitir sin extenderme demasiado; un ejemplo que convierto en pregunta:
¿Que ha ocurrido con el concepto de Magia a lo largo de Historia, que no sólo ha pasado de ser considerada: una ciencia o un saber, un privilegio más próximo a los dioses que a los humanos; a entenderse como una ilusión, un ensueño, una mentira?
¿De qué Magia hablamos, cuando hablamos de Magia?

Ensalmadores

Imagen
Diego Rivera


Fernando II de Aragón e Isabel I de Castilla, soberanos  de Castilla y de Aragón, permiten por pragmática de 1477 el ejercicio de los ensalmadores. Se les equiparó a otros profesionales, como los boticarios o los físicos y cirujanos.

Se abolió la pragmática de los RRCC en 1523. Todo esto dentro de la legislación civil. No así desde el punto de vista eclesiástico, donde siempre fue ilícita: La Iglesia católica consideraba pecado esa práctica;  no permitía el uso de ensalmadores mientras hubiera cerca cirujanos, Sí permitía el uso de reliquias de los santos. 
Así, por ejemplo, don Francisco de Aguirre, gobernador de las provincias de Tucumán, fue acusado ante el Tribunal de la Inquisición por preferir el ensalmo al cirujano para curar heridas a "un indio suyo". También Gutierre de Cetina, el insigne poeta, se curaba diariamente mediante ensalmos después de ser herido en México por Hernado de Nava. 
Con el descubrimiento de América y la posterior conquista de sus tier…