Cosas de mí

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Los Curanderos De Villena


He conocido la existencia de un vídeo sobre el tema que da título a este escrito. El vídeo está realizado en el año 2000 por un amplio equipo de alumnos y de tutores de las Universidades de Valencia y de Alicante. Colaboran además la Generalitat, la Consellería de Cultura, Educació i Ciència, el Institut Français y la Caja de Ahorros del Mediterráneo. Según consta en los títulos de crédito del mismo.
Hasta ahí, todo me parece no sólo correcto, sino estupendo. Pues si yo empecé sola, sin financiación alguna y con un papel y un lápiz, estos resultados se puede decir que son gloriosos. El asunto ha "calado" e importado. ¿Se puede pedir más? Pues sí. Se puede y se debe pedir más: Seriedad.

 La imagen de los curanderos de Villena que se da es tan incompleta que, lo que se ve y se oye, vale para cualquier curandero o cualquier curandera de cualquier lugar. Y digo cualquier lugar: Valle del Vinalopó, Comunidad Valenciana, España y mucho más lejos.
 Si nos atenemos a lo que se oye y no a lo que se ve, sabemos que es Villena porque alguien en algún momento lo dice. Y si nos atenemos a lo que se ve, más aún. la ciudad no se ve en ningún enfoque de la cámara. Sólo vemos profesionales que hablan. Cada uno desde su óptica. De esas opiniones la más acertada, desde mi punto de vista, es la del médico. Las personas acuden al médico y acuden al curandero. Ambos especialistas son requeridos por la población  y ambos tienen "su" clientela. Tal comportamiento de la población debe de ser tenido en cuenta en cualquier investigación seria y científica. Cosa que no se hace con la frecuencia que dicen.

 A veces, esa clientela coincide, otras veces no. Ambos profesionales son en algunos casos, podríamos decir, complementarios; en otros casos son excluyentes: como en el caso de los que deciden seguir el proceso de desarrollo de su facultad.
 El psiquiatra queda invalidado para tratar ese trastorno que se considera "espiritual" y "no médico".
 El caso de los "endemoniados" que algunos entrevistados me referían como "ataque epiléptico" y otros como "acogimiento" no es una cuestión única de los espiritistas curanderos, al menos en exclusividad. Los sacerdotes católicos exorcistas expulsan demonios. En la prensa hay noticias de ello de vez en cuando.
Craso error el descontextualizarlo. Y craso error el del vídeo que ha motivado esta respuesta: No hay contexto social ni conceptual. 

Valga el vídeo como opinión de los opinantes que opinan, pero como informe fiable de tales curanderos, no. Una y mil veces: No.
La visión que se da de su actuación socio-sanitaria  no es clara ni exacta. Los dos ejemplos que muestran en el vídeo no son representativos en absoluto. Su parcialidad y su especificidad los invalida como tales.  Cuando nos muestran cómo la anciana curandera mide a la "paciente" -lo entrecomillo porque no me creo que sea una paciente, sino que es la misma entrevistadora o alguien que va con ella-, lo que se ve es una mínima parte del ritual.
Y  no sólo está incompleto el ritual, sino que también lo están las imágenes de sus movimientos. Tan mínimo es lo que se puede observar que, no se sabe si mide, si toca la punta del pañuelo o qué pretende hacer.
La filmación no es válida para mostrar el acto curativo, ¿o adivinatorio?, ¿o sirve para ambos?. En Etnografía no se puede admitir una grabación similar. No sirve como investigación científica. Es falsa porque los datos, así "registrados" son falsos.

Medir para quitar el empacho, de ello ya hablé en mi libro sobre el espiritismo y los curanderos de Villena hace muchos años, o quitar el mal de ojo, no son tradiciones originarias del espiritismo; aunque se den a la par. Hablar de la magia como recurso sanitario o de la orografía y asentamientos poblacionales, tampoco nos dice nada del curanderismo y de Villena muy poco, y del porqué de la existencia de curanderos en el municipio menos aún.
Por otra parte, sabemos que la Iglesia católica censura el espiritismo. A título personal un sacerdote puede acudir al curandero como acude al médico, por trastornos físicos.
Y, en cuanto pedir ayuda a los sacerdotes, es habitual en las personas que sufren lo que podemos llamar "dolencias del alma".
Sobre otro asunto que suelen atender también los sacerdotes, "hacer la caridad" he visto con mis ojos a la curandera que aparece en el vídeo, fallecida hace unos años y a la que recuerdo con aprecio, haber mantenido en su casa a alguna persona indigente durante tiempo.
Al visualizar las imágenes me da la impresión de que está grabada sin que ella lo supiera. Lo compruebo.

Según sus familiares, fue grabada sin permiso y sin saber que la estaban grabando.
¿Quién estafa a quién? ¿quién engaña a quién?
 

15 de diciembre de 2010