Cosas de mí

miércoles, 25 de enero de 2017

Paco Y Lola, III: Salvadores Del Siglo XX.


¿Me quieres porque me necesitas, o me necesitas porque me quieres?
¿Paco es él porque cura , o cura por ser quién es?: Reencarnación de Jesucristo según algunos, estafador según otros, y según sus palabras: A mi me lo han mandado  (...) Yo tuve revelaciones(...) A mi me mandaron con esta misión... Hacer un Mundo Nuevo, porque este va a ser destruido. O sea, estamos, ni más ni menos, que ante un enviado divino. Un tipo de líder que no es nuevo en la Historia, como tampoco es nuevo el tipo de discurso que sale de sus labios. Palabras textuales de Paco- Francisco Martí Donat-:

(...) La única persona que puede entender to lo que pasa en el mundo soy yo... por mis poderes,  porque me han mandao  a la Tierra pa eso y la Humanidad se destruirá por no obedecerme.

(...) Además, yo sé cierto que el mundo entero tiene que venir a mi, eso es cierto.

(...) Las personas que estaban al lao mío que se ponían buenas, pero,el que se cargaba el mochuelo era yo después, porque no sabía cómo quitarme aquellas cosas tan raras que me ocurrían.

(...) Quien sea yo es lo que menos importancia tiene, lo importante es saber quién eres tú y el resto de la Humanidad. Yo solamente sé que yo pongo la mano y quito un dolor, entonces si hacer el Bien es malo... hacer el Bien no puede ser malo, no puede venir de parte del Mal... si hacer bien es malo entonces... Pero si yo con la señal de la Cruz quito un dolor... Si somos capaces de quitar un dolor, y somos capaces de curar esas enfermedades de la piel con el agua, entonces...


La difusión de la Obra es simultánea con la difusión de sus curaciones milagrosas. Paco y Lola curan lo que no cura el médico -autoridad científicamente reconocida para sanar a las personas- Paco y Lola que no tienen estudios, también curan y, además todo. Curar y Saber en el caso del médico es cosa material,  ciencia. Curar y Saber en el caso de ellos, sin estudios,  es gracia divina. Y no hay más. Curar sólo con agua "hay uno que cura no más que con  agua", "esa lo quita na más que con con las manos", es más que curar, es transmitirle a la persona algo sagrado.
 Justificado y legitimado su don, se justifica y se legitima también su persona. Sus cualidades sobrenaturales se aceptan y les señalan para ese puesto. Un puesto en este mundo y el que se creará de nuevo. Podríamos decir que tienen voluntad de infinitud. Ahora y siempre. El Círculo se formó a mediados de los años 70. Paco, empezó a curar según sus palabras:  que yo tenga una preparación espiritual y que yo esté en marcha va para los siete años.
La primera entrevista que yo tuve con él fue en diciembre de 1980.
Personas que por razones distintas pero muy similares en su sentir desgraciado, penoso, desafortunado; o por causa de enfermdades no curadas,  resultan atraídos por las curaciones y/o por las promesas de salud y de bienestar físico y anímico de Paco y Lola ; por la fe que les mueve en llegar a un mundo nuevo y mejor que el que dejan atrás.

 La comunidad se origina, orgullosa de su estatus y de su misión en la Tierra. Los miembros quieren diferenciarse de los demás externamente también: su ropa se uniformiza en lo que pueden. En este caso  consiste en un jersey de punto que cualquier mujer puede tejer. El jersey blanco está bendecido para la protección de la persona, quita muchos dolores y además es el gusto de llevarlo. Muchas personas lo llevan porque tienen gusto, porque se han curao, porque encuentran una paz dentro de él. Mayormente, es que tienen fe en nosotros.

La comunidad "El Círculo" de Biar, no sería tal sin Paco y viceversa. Se usan y se necesitan mutuamente. Y digo "usan" en el sentido intencionado de "utilidad". Son útiles unos para otros. Unos con otros, así organizados, orientan sus comportamientos a satisfacer necesidades, sentidas y/o reales, pero necesidades.
Paco predica y resulta que "no predica en el desierto". Surgen admiradores y seguidores de él y de lo que dice -aunque no lo entiendan- de aquí y allá. Paco, es capaz de agrupar a  gentes que se encuentran en una condición social y situación  personal desesperada. Capaz de movilizar a esas personas, crearles la ilusión de su importancia en la creación de un Mundo Nuevo y  ponerles en marcha para conseguirlo.

El Paco y la Lola, como dicen muchos convecinos suyos, dedican parte de su tiempo a curar, mediante imposición de manos y agua bendecida. Se forman colas de personas que quieren curarse; quieren que ellos les curen. La fama de estos curanderos se extiende por todo el Estado. Transciende las fronteras urbanas, comarcales y autonómicas.
Sin embargo, la importancia de Paco -y paralelamente la de Lola que trabaja con él-  no reside en "curar" sino en su competencia como líder/es. La capacidad curativa de la pareja es el atractivo externo, visible, cuantificable fácilmente expresable con palabras. Se puede mostrar a otros como hecho objetivo de su "verdad". Es, podríamos decir, la identidad social principal de Paco y Lola. Aquella por la que más y mejor se les conoce públicamente. Pero no es la única, ni, en mi opinión, la principal.


.

Los del Círculo si yo quisiera curarían todos, pero es que nosotros tenemos que darles el agua a todos, dice Paco al referir acontecimientos de los miembros del Círculo, su buen hacer en favor de la Obra que se proponen realizar. Gente agradecida, admiradora de Lola y Paco, volcados en la tarea de crear un Mundo Nuevo bajo la dirección de Lola y Paco.

Paco tiene visiones que le tienen en contacto con el más allá, pero no todos los miembros de la comunidad son videntes, ni todos los miembros soportarían ver,  (...) Que hablas con un ser que no está, que hablas con una luz y que te contesta, que hablas con una persona que desaparece, esto pa la gente es muy... más bien no lo creen porque no lo ven. Más bien pasan miedo.
El líder sabe más, puede más,   sus capacidades aún siendo humanas, tienen mucho de sobrehumano, se les reconoce socialmente. Por ellas se les admira y se les obedece. Sus poderes, como dije más arriba, se concretan en curaciones milagrosas y en actos fuera de lo común. En cuanto tales acontecimientos extraordinarios, por una parte hacen objetiva, evidencian ante el público su categoría de humanos casi divinizados,  sino que también garantizan abiertamente su esencia sagrada. Sus logros no son propios de los humanos, son propios de los seres sagrados.  cualidades que, desde luego, no tienen todos los humanos. Además, el elegido debe saberlo porque recibe señales. Visiones o vivencias especiales, males que supera, circunstancias adversas de las que sale ileso.

 Paco estuvo muy enfermo antes de ser curandero; antes de empezar a curar a otros -no necesariamente sufrió las dolencias que luego  cura-. Cura todo, y cierto es que él no lo ha sufrido todo. Según su opinión, las enfermedades son todas espirituales (...) hasta el cáncer es espiritual.

 Estamos ante un tipo de hombre que sana a otros después de haber estado enfermo él, y, según sus palabras, haberse curado a sí mismo: Yo tuve una preparación: a mi me operaron, me daban misereres, porque yo me arrimaba a los enfermos y cogía el mal, poco a poco fui teniendo revelaciones... cuando los médicos decían que me moría, yo mismo me curé. Fue la primera cura que yo me haya dao cuenta que yo estaba haciendo. Y, a partir de entonces ya empecé a tener visiones claras, revelaciones, y es cuando yo empecé a curar. Cuando me lo mandaron.

Los  poderes que tiene son sagrados. Son poderes de carácter espiritual, no material. Al menos los poderes que le otorgan reconocimiento social, identidad social plausible a ojos de sus seguidores y por la que se convierte en líder. Como tal, sus opiniones y acciones no son cuestionadas  nunca, ni puestas en entredicho. Se aceptan sin más. Lo ha dicho Paco. Y no hay más que hablar.
También dijo Paco: Yo creo que al pobre se le fabrica, y no se deben fabricar pobres, yo creo que a tó el mundo hay que darle un puesto de trabajo. Yo tengo en la fábrica, ahora  tengo cuatro operarios porque la cosa está tan mal... Pero mi deseo es tener miles de personas, que trabajen y que vivan, y que se puedan vender zapatos, y que se pueda vender de todo...para que la gente coma, que no se mueran de hambre.

El logro de sus deseos materiales es paralelo a sus deseos y métodos espirituales. Se dan la mano, podríamos decir, y no funcionarían los unos sin los otros. El trabajo fabril es humano, terreste y cualquier hombre puede ser capaz. Pero curar  y bendecir, eso ya no puede hacerlo con éxito cualquiera.

Se entiende que sus capacidades para curar son extrahumanas y como todos los hombres santos, como los elegidos, es capaz de hacer cosas extraordinarias con las que maravilla a todos los que las creen y se convierten en adeptos si no lo son:
Yo cojo una botella helméticamente (sic) tapá, yo le hago la bendición y el cloro desaparece. Esto es completamente espiritual. Una botella herméticamente tapada, que no tenga por donde... si  quieres  que esté estañá, yo le hago la bendición y saco el cloro. Hacer el agua o bendecir el agua, es misión de Paco y Lola. Pueden, según él, hacerla cada persona en su casa. De hecho, en los viajes y atención pública a pacientes o curiosos les entregan folletos y les dicen como hacer el agua. Para bendecir el agua deben decir, mientras hacen la señal de la Cruz: Solamente, en el nombre del Creador, Lola y Paco; bueno,  en el nombre de Lola y Paco, nada más.




Lo expuesto da una idea de la similitud de esta formación social con los llamados "movimientos mesiánicos". El Círculo representa la creación de un Nuevo Mundo. Intentamos que sean mejor poco a poco. No quiere decir que sean mejor ya; sí, algo sí son, pero... No me importan los que haya malos ni los que no quieran seguir. No. Los que me importan son los que se quieran perfeccionar. Y crear para esas personas un puesto de trabajo, una seguridad para ellos. Todo dentro del Círculo(...) Nos preocupamos por los que no lo hacen bien (...) Apartar no queremos apartar a nadie, pero a los que no nos obedecen, al final como castigo, los apartamos; para que vean la diferencia que hay. Los expulsamos.
A los niños se les educa de acuerdo con sus creencias, pero van a los colegios de la zona. No es obligatorio vivir en el recinto. Los miembros, pues, deben tener fe en Lola y Paco y obedecerles. Acatar las normas del grupo y, sobre todo, se tiene que comprometer a hacer la forma de vida indicada. Sobre todo debe desaparecer el vicio.
Cada cual vive en su casa y en su pueblo. Sólo unos pocos viven en la finca de 700 tahúllas de tierra ya. Y en la granja de cerdos solamente tiene de 7000 m2.  Además las intenciones son de hacer treinta o cuarenta naves para meter animales y crear puestos de trabajo. 
Los miembros de la comunidad que trabajan en la finca y en la granja  no tienen sueldo ni tienen nada. Viven y comen. Tienen lo que necesitan. Todos colaboran económicamente al mantenimiento de la Obra, unos con su trabajo, otros con dinero y otros -el que quiere- con ambos. Todos propagan la fe en Paco y Lola. Todos se sienten renovados después de estar con Paco y Lola. Todos les obedecen a pie juntillas y ensalzan sus cualidades.

Ellos son la vida, son una nueva luz en sus vidas, por lo menos. Paco y Lola, como líderes, y, como ya dije anteriormente, Paco en especial pues es el más respetado y la autoridad máxima; son similares a los líderes sagrados que proclaman tener una misión que cumplir. La misión se concreta, el el caso del milenarismo en crear un mundo nuevo, porque el mundo que habitan se va a destruir.
En este caso, además,  nos encontramos ante un caso de mesianismo, porque Paco es un mesías. Es un mesías porque enlaza con lo religioso. Sus actos son milagrosos, sus capacidades son sagradas, su fuerza carismática emana de lo sagrado, que es una de las características de los movimientos mesiánicos.

"El Círculo de Paco y Lola" es  un movimiento, porque a los seleccionados se le "pone en marcha" hacia ese mundo nuevo. El grupo que han originado no es religioso cotemplativo, los líderes  no ponen a sus seguidores a meditar, les ponen a andar para hacer otro mundo; y esa andadura pasa por el trabajo manual y espiritual de todos los días.
También prometen a sus seguidores la felicidad eterna, anuncian catástrofes de las que sólo sus adeptos se salvarán, divulgar su credo, pretender purificación de cuerpos y almas, mover recursos económicos, se le estima  poseedor de todas las cualidades buenas que se puedan tener en el máximo grado; controla a las personas y controla la hacienda. Se pretende una organización igualitaria pero, de hecho, es una formación  social jerarquizada. 
El poder del líder en este caso es muy similar a los de las formaciones sociales simples. Un líder carismático que se debe a su comunidad casi tanto como su comunidad a él. Debe complacerles para que le sigan, pero también tiene una capacidad de manipulación y de adoctrinamiento de la que carecen los seguidores.
El Guía del grupo conduce a todo el grupo, a toda la comunidad desafortunada en el mundo en el que viven y que será afortunada en el que van a crear ahora y  aquí, en la Tierra. La felicidad no se promete en el más allá, cuando mueran; sino en el más acá, a la vuelta de unos años.

Cuando yo estuve con ellos por vez primera en 1980 ya se anunciaba, muy próxima, la llegada del fin del mundo; pasó 1981 y pasó 1982 y se pasó la fecha del fin del mudo y, a pesar de las señales del vicio, de las guerras, de las catástrofes, de la cercanía del año  2000... el mundo no se acabó. Siguió dando vueltas como hasta entonces y siguieron las señales y siguió todo más o menos igual. Hasta su fe siguió igual. Por lo menos la comunidad como tal no desapareció.
Decían que el día 31 de agosto de 1981 se acababa el mundo.
Paco, cuando le pregunté, puntualizó: No, no se acaba, es que lo confundís todo. Que termina el Juicio Final. Que termina. Sí, sí. Ahora estamos en el Juicio. Cada persona se está juzgando. Ahora tú estás grabando y te estás juzgando. Todos.
Cuando llegue la fecha ( del fin del mundo) no pasará nada más que todo seguirá igual. Más que si ahora oyes un terremoto, uno cada día en distintas partes,  o el mar que hace de las suyas, o una guerra, o que matan a dos, luego matarán a treinta... así todo, aumentarán los crímenes y la injusticias a partir de ese momento. Así, hasta que quede una persona injusta(...)El Padre tiene preparaos sus cuatro caminos a seguir. Uno que será el que se lleva El como buenos, otro que reencarnarán en personas otra vez, otro que degenerará y reencarnará en animal y otro que será destruido eternamente (...) para las personas para las plantas, para...para todo lo que sea injusto.

Que yo sepa, la Obra continuó con mayor o menor número de miembros mientras Paco y Lola vivieron, por lo menos.
Mi trabajo de campo en el Alto Vinalopó lo prolongué hasta bien entrados los años 90 con otros asuntos, pero seguí oyendo hablar de ellos. Que el mundo no se acabara en la fecha predicha años atrás se resolvió, no cabe duda que merced a la fe en Paco y en Lola, merced a la ignorancia de los que allí estaban cuando lo dijo, merced a que son incuestionables sus cuestiones materiales y también las espirituales, fe y credulidad absoluta en lo que  Paco decía. Y Paco, refiriéndose al asunto de las fechas,  dijo: Los que cuentan los años se ha equivocao... 
Lo dijo, yo pude oírlo, en una charla pública ante sus fieles a la que yo acudí. Charla que dio en su casa de Petrel. Los oyentes estábamos todos de pie. El conferenciante también. El perro que siempre iba con él, permaneció a su lado durante toda la  conferencia.  Si la fe mueve montañas, también tapa ojos y oídos. No cabe duda. Daba la impresión de que uno ni ve ni oye sino que lo que quiere ver y oír.
La fama de Paco y Lola sigue incluso hoy día, en 2011:   Cuando era niña, -decía una joven - , en su pueblo en el sur de España, iban a predicar, y recordaba a  mujeres que acudían a ellos como último recurso: para salvar  de la muerte o de una enfermdad incurable a alguno de sus hijos, o para curarse de la dolencia que los médicos no les podían curar.

Una investigación, nueva, sería ahora averiguar ¿qué ha sido del Círculo? ¿qué ha ocurrido con sus miembros desde que Paco y Lola fallecieron? Un tema para las nuevas generaciones de antropólogos interesados en el asunto de las religiones, de la medicina popular o en la formación y el desarrollo de los movimientos de revitalización. No cabe duda de que la Obra de Paco y Lola, o el Círculo de Paco y Lola, se engloba en este tipo de movimientos sociales y, como ya dije antes, concretamente, en los llamados movimientos mesiánicos.