Cosas de mí

miércoles, 1 de febrero de 2017

La Importancia De La Cualidad

 Muchos dicen: Dostoievski era un epiléptico, pues sí, pero hay miles y miles de epilépticos que no son Dostoievski. Santa Teresa  de Jesús era una histérica; sí, pero mire usted cuantas histéricas hay que no son Santa Teresa de Jesús... Lo que hay que explicar es por qué ésta o la otra persona tienen esa genialidad humana última que las diferencia.  

Con esas palabras respondía don Julio Caro Baroja al Sr. Temprano hace muchos años. Cuando las leí por vez primera anoté la cita y la archivé.  Vuelvo a leerla, mi ánimo se alegra por ellas y las agradece.  
En una ocasión hablaba con don Julio sobre el tema de los curanderos y de los espiritistas. Me comentó y me razonó la importancia de un buen trabajo cualitativo frente a muchos trabajos superficiales. Opinaba él que de ese modo y yo estuve de acuerdo. ¿Para qué nos sirve saber que tenemos tres mil curanderos -por ejemplo- si no sabemos qué hacen, cómo lo hacen, por qué lo hacen, cuáles son sus resultados, etc...? Eso no aporta nada al estudio del curanderismo, de las medicinas caseras, de las medicinas populares... Nada en absoluto, excepto lo que todo el mundo sabe: que existen en todas partes.  Y lo saben de modo tan genérico que es como no saber nada.
Otros han anunciando a bombo y platillo altos porcentajes de esos especialistas. ¿Y qué? Pues, mire usted, será menester conocer el asunto más a fondo, porque con la cantidad no hacemos gran cosa en esta materia.