Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2017

Proust y yo

Imagen
Marcel Proust me hace guiños de tanto en tanto. Hoy su voz ha sonado en mis oídos, como la campana que anuncia la hora del té. Acudo. Hablamos. Me deleita con sus palabras. Juntos vemos retazos de la vida el uno del otro. Vida contra vida; momento contra momento. Mientras le escucho, zumba el bullicio de las gentes que, más o menos en la lejanía y señalando las distancias, como el vuelo de los pájaros en el cielo, me describe la extensión de la plaza por donde los carros de los tenderos cruzan deprisa hacia el mercado central; y las sirvientas, con la cesta de la compra en ristre, coquetean con los mozos hasta que llegan a un punto del rellano donde los jornaleros se paran. Ahí se quedan ellos; ellas continúan calle abajo, bamboleando la cesta de mimbre, que a buen seguro debían de llevar vacía.   Ma seule consolation, quand je montais me coucher, était que maman viendrait m'embrasser. Mais ce bonsoir durait si peu de temps, elle redescendait si vite, que le moment où je l'e…

La magia de las palabras

Imagen
La lengua inglesa se ha convertido en una forma de hablar latest fashion. Y como todo lo que es fashion y además latest mola mucho, pues nada; encantados a vestirse de saldos, a ponerse encima lo que manden y a vivir que son tres días.  Desde que a las gangas de toda la vida se les llama outlet, al mono de vestir jumpsuit, o se celebra Halloween por todo lo alto, nadie se ofende porque no se hable la lengua de su tierra, su lengua nativa. Si se habla inglés, todo vale. Así es que nos vemos envueltos y liados con las nuevas palabras para llamar con otro nombre a lo que conocemos desde siempre. Palabras y expresiones como: Outlet, Fashion Weeek, WhatsApp y otras muchas poseen la capacidad de transformar lo feo en bonito, lo indeseable en deseable, el desprestigio en prestigio y así sucesivamente. Tienen el poder de llenarnos de ilusión mientras nos aculturan a marchas forzadas. Vivimos un momento histórico en el que lo americano nos domina y le respondemos con la mejor de nuestras sonr…