La lúmina y el talismán

En zonas de Castilla, llamada antes Castilla la Vieja, y, en parte de la antigua Castilla la Nueva de antaño, se usa una hoja de papel grabado con la imagen de san Caralampio en el anverso y con el sello de san Benito y oración en el reverso. 
La hoja se conoce, según lugares, como númina, nómina, lúmina, dómina, o lómina.  El nombre que he oído con más frecuencia es lúmina en la sierra norte de Madrid.
Es indiferente para el uso que las gentes hacen de este talismán, pues como tal lo interpreto, si me atengo a definiciones previas de este término lingüístico en los diccionarios que consulto. La palabra talismán se ha usado en otras lenguas con el significado de ceremonia religiosa, hacer un sacrificio, cumplir.  En castellano es palabra importada de Europa. En el lengüaje popular se llamó nómina. 
El resultado de mis pesquisas veraniegas sobre el término y su uso me lleva a confirmar que, si bien de una parte se niega que se trate de un "talismán", por ser palabra que suena a los oídos de entrevistados más a pagano o falso, y tienden a distinguir esa palabra pecadora de los objetos santos o, simplemente, para ellos benefactores de verdad; como pueda ser una medalla o cualquier estampa que represente a un ser sagrado: Cristo, la Virgen o los Santos reconocidos por la Iglesia católica.
Está generalizado su uso hoy día de tal forma que, si bien hace décadas se ponía a los animales debajo del cabezal,  o donde dormían, cerca del cuerpo del animal. O en el caso de las personas debajo del colchón, debajo de la ropa; Se actúa del mismo modo en la actualidad con animales y con personas. Los motivos y lugares se amplían y/o cambian del mismo modo que cambia la vida cotidiana y la época. Ahora se lleva también bajo el asiento del coche, por ejemplo, o las mujeres en el bolso, o los estudiantes a los exámenes. Pero su poder de protector frente al peligro y de ayuda en los males que la vida trae consigo, está vigente, en creencia y práctica que yo no considero pagana, sino religiosa.

Entradas populares de este blog

La mujer como símbolo

Andrés Rueda: Estambul

Contra la Justicia y la Inquisición, chitón.