La lúmina con san Caralampio

https://conchareviriego.blogspot.com.es/
La lúmina para ser válida debe estar preparada por una mujer que se dedica a ello. Las cruces dibujadas a mano por ella misma en el lugar, que según mujeres y pueblos, pueden colocar de modo distinto, más o menos personalizado. Además, en el espacio intermedio en blanco escribe el nombre y los apellidos de la persona a la que se va a destinar el pliego, cuando se trata de personas quienes son las benefactoras. 
El uso y adquisición de la lúmina está sujeto a reglas. Los vecinos las conocen, saben donde conseguirlas y las utilizan cuando lo creen necesario.
San Caralampio, santo que la gran mayoría de los entrevistados no saben de qué santo se trata, no siempre ha sido el santo de portada de esta estampa. Hace unos cuarenta o cincuenta años había un obispo, o como un obispo... según recuerdan personas de más edad. Y en la actualidad en algún pueblo encontré la lúmina sin santo de portada: el anverso en blanco y el reverso idéntico al que muestro arriba en la ilustración.
San Caralampio es un Santo reconocido por la Iglesia católica y por la Iglesia protestante. He visto en otras zonas imágenes que lo representan con aspectos muy diferentes. En la parte que nos ocupa  no he encontrado otras figuras del santo, ni en estampa ni en estatua, que pueda servir para cotejar y/o elucubrar sobre la grabación de tal imagen y advocación que, por otra parte, no he conocido a nadie que lo rece, por ejemplo. Como cualquier objeto que pueda aportarles protección más allá de lo corriente y humano, más allá de donde el hombre, limitado, no puede llegar.

Entradas populares de este blog

La mujer como símbolo

Andrés Rueda: Estambul

Contra la Justicia y la Inquisición, chitón.