Una joya: evangelios infantiles contra el mal de ojo




En amplias zonas españolas se mantiene el uso de talismanes, con sentido religioso católico, fabricados a mano en casa por mujeres no, necesariamente, profesionales de estos objetos. Se trata de pequeñas bolsas, más o menos laboriosas, cosidas y bordadas a mano. Las telas serán de calidad y textura diferente, dependiendo del nivel de riqueza de la artesana. En el caso de la bolsa que muestro, se trata de una mujer rica, conocida por su alta categoría social y humana en el municipio. Ella la creó y regaló a una mujer pobre para sus hijos pequeños. Y ésta última, me la regaló a mi: guardarla tú, sé que va a estar en buenas manos. La conservo con el cariño y reconocimiento que aquellas dos mujeres merecen de mi parte. 
La pieza tiene una antigüedad que ronda los 70 años; como años hace que España vivió aquella postguerra que para muchos aún sigue marcando el "antes" y el "después" de nuestra Historia. La mujer que me la dio vivió la guerra, sus recuerdos aún la persiguen y evita frecuentar ciertos lugares del pueblo que recuerdan aquellos días aciagos. Protegió a sus niños con esta bolsita colgada de sus cunas muchos años. Ya no usa el preciado regalo con ese fin. Lo guarda con espero en un joyero de corcho: una sencilla caja de pequeño tamaño con estampa de papel barato pegada sobre la tapa y un cierre de latón dorado. Una joya. 

Entradas populares de este blog

Andrés Rueda: Estambul

Contra la Justicia y la Inquisición, chitón.

La mujer como símbolo