Mitos y creencias populares






Con frecuencia encontramos en la literatura oral personajes que nos ofrecen la posibilidad de estudiar en ellos a sus precursores. En la mentalidad popular, o así llamada, se mezclan caracteres de antiguos personajes míticos de origen diferente. Así ocurre con los mitos antiguos y sus personajes que se han adaptado a lugares concretos de la geografía. Los lugareños identifican el sitio donde tal o tal numen aparece o vive, aunque no siempre se lo vea. Las ideas de esta clase, transmitidas por tradición oral, han pasado a la literatura escrita y viceversa. Algunas has seguido el mismo trayecto pero en sentido contrario. Un mito, en el sentido que lo usa la antropología, no es una mentira. Es una verdad en la que muchas personas creen y les sirve para organizar su mundo y entenderlo.
Por ejemplo ¿durante cuánto tiempo se ha mantenido entre nosotros la creencia en Nuestros Primeros Padres o en el Pecado Original?
Por otra parte, antiguas ideas acerca de divinidades concretas se han reinterpretado a la luz de creencias más nuevas.  Seres que se han confundido con ellas, o con Circe, con Hécate o con Medea, se han mantenido vivos en la conciencia de las gentes. Sus mismas cualidades las adjudican, más o menos transformadas, a personajes nuevos;  o mezclan a unos con otros y de ello sale uno nuevo. O se perfilan nuevas personalidades o nuevas interpretaciones enmarcadas en la mentalidad moderna.
Tenemos ejemplos como los númenes de las montañas, o como  la Mala Fortuna, o los que tienen un cortejo canino que va con ellos,  o aparecen como lavanderas,  o de gran tamaño que dan enormes zancadas, o cambian de forma, o con todas esas características a la vez, incluso con alguna más, como aparecer siempre de noche, o vínculados a los muertos. Estos últimos son más oscuros en forma  en función, pero no menos luminosos, ni menos míticos.
Se trata de seres míticos de antiguo origen en sus cualidades, que adaptados a los tiempos, se han ido amoldado a nuestro entorno y hoy día conservamos en nuestro folklore. 
 








Entradas populares de este blog

Andrés Rueda: Estambul

Contra la Justicia y la Inquisición, chitón.

Marta la mala