La España de pandereta y la España negra

Cuando los viajeros que recorrían España -más por placer que por necesidad- registraron y contaron al mundo sus impresiones,  enseñaron una imagen de la misma que merece la pena conocer. Aquella España  no es la de ahora ni tampoco la de antes;  se trata de escenas de la vida que aparecen recortadas en un paisaje tan alegre o tan lúgubre como los personajes que lo animan, y  ajustadas a la realidad sólo en parte. Por entonces se formó y se extendió una imagen estereotipada de España.Contribuyeron a crearla los viajeros,  los fotógrafos, los escritores, los pintores del siglo XIX, o del XX, seguidos por cineastas como Buñuel o temas de poetas como García Lorca o cancioneros de entonces que lo mismo narraban historias de amores desafortunados que alegría a chorro; o de matanzas y otras crueldades. Tales referentes han dado una imagen al mundo falsa de lo que es y de lo que fue España. 
Enseñaron unos una España que se llamó de pandereta y otros la más recóndita, la negra.
Entre la de pandereta y la negra no me veo gran diferencia.. Las mismas gentes con sus miserias. Una Andalucía de bailes y cantes que no responde a dolor subyacente en esa tierra donde el hambre y la miseria hacían tantos estragos como en las tierra de más al norte. Un lúgubre Castillla que obviaba la alegría de la fiesta, que en Castilla también hay fiesta y jaleo. Y una ideas acerca de la inquisición, que si bien son ciertas, no son únicas. En Europa también se quemaron brujas y, según dice don Julio caro Baroja, más que en España. Contribuyeron aquellos autores a dar una imagen de nuestra tierra que no es muy fiel a la realidad que era, aunque algo de ello hubiera. Retazos de lo que fue con los que se han formado puzzles en el que aparece una España fragmentada sin conexión entre las piezas, que no encajan bien y no se puede llegar a montar la imagen completa. Faltan piezas. Faltan datos. Falta una visión más completa cuando de conocer nuestra Historia se trata, pero basta para ver objetos o indumentarias o parcialidades de la vida que, en ocasiones, resultan de gran utilidad para el estudioso . Crearon un estereotipo, y con ese modo de ver nuestro pequeño mundo han funcionado después otros que les siguieron en el arte del escribir, del pintar o del narrar historias en el más moderno, entonces, séptimo arte, como fue Buñuel. La España negra o la de pandereta sólo existen en las obras creadas por los artistas de aquella época, la realidad era y es otra.

Joaquín Turina

Entradas populares de este blog

Andrés Rueda: Estambul

Contra la Justicia y la Inquisición, chitón.

Marta la mala