El olvido y la memoria

Resultado de imagen de kazimir malevich, blanco sobre blanco
Blanco sobre blanco, Kazimir Malevich.




He olvidado todo.


Veo una luz que avanza hacia mi.
Me envuelve.
No oigo nada.

Mnemosyne se aproxima.
Trae un niño de la mano.
Me lo entrega.
Lo cojo.  Se desvanece.
No siento nada.

Mnemosyne se acerca a mi.
Me toca.
Me besa.
Me rodea.
Me habla.

Oigo la voz de la diosa que recita:

"Es la tarde gris y triste,
viste el mar de terciopelo
y el cielo profundo viste
de duelo".

Mi voz se une a su voz:

"Del abismo se levanta
la queja amarga y sonora.
la onda, cuando el viento canta,
llora".

Su voz se aparta. Entra el sonido del viento:

"El jardín tiene una fuente
y la fuente una quimera... "

Me fundo con el viento y vuelo.




Entradas populares de este blog

Andrés Rueda: Estambul

Contra la Justicia y la Inquisición, chitón.

La mujer como símbolo