De la utopía al mercadillo




Ascona, Suiza.

Ojear las imágenes que nos ofrece la ".net" nos ilustra y, a veces, nos cautiva.
En una ocasión en que me hallaba yo con ganas de navegar por estas redes sin mayor cuidado que pasar un buen rato, llamó mi atención una fotografía. Se veía a un hombre con largas barbas, desnudo,  con gesto de cavar en una huerta mientras miraba a la cámara. Me pareció un hippie de los años ’60; pero, para mi sorpresa, se trataba de una persona que había vivido hacía un siglo, más o menos. Correspondía a una imagen de lo que fue la vida en Ascona, en Monte Veritá, a principios del siglo XX. El lugar atrajo a un grupo importante de artistas y de intelectuales de la época, muchos de ellos personas adineradas y cultas con inquietudes sociales. Isadora Duncan, Hermann Hesse, Carl Gustav Jung, Paul Klee, Max Weber se encontraban entre ellos.

La existencia de esas otras formas de vida, que más bien parecen un ensayo que una vida real, que de hecho es lo que fue. Pero su corta duración en el tiempo, sus aspiraciones, sus ilusiones y  su final, se parecen bastante hasta donde yo he podido llegar a ver. 
Más tarde, se convirtió su existencia en un objeto  que se utiliza como reclamo turístico. Sus lugares de asentamiento se han transformado de los que podríamos decir que “tienen un pasado” más atractivo para el mercado vacacional que la Historia entera, que también tienen esos lugares. Pero ésta carece del aire lúdico que se pretende dar a lo que aquello fue.

Desconozco lo que ocurrió dentro de Monte Veritá, yo aún no había nacido. Sé algo más de lo que ocurrió en el Mercado de Punta Arabí, en Ibiza, por ejemplo. Cuando aquel mercadillo era el único de la isla. Detrás vinieron otros muchos. Se reguló aún más esa forma de venta de lo que llamaron artesanía: que en unos casos lo era y en otros no. Pero que, en cualquier caso, se justificaba el cambio que ya empezaba a marcarse “por razones de la moda”, de moda dictada desde arriba. O sea, cultura dominante. Esto ya no tenía nada que ver con el “movimiento hippie”, un movimiento contracultural, como tampoco la utopía de Monte Veritá a principios del siglo XX con su función turística actual. 

Entradas populares de este blog

Andrés Rueda: Estambul

Contra la Justicia y la Inquisición, chitón.

Marta la mala